Detenido un celador del Hospital Ramón y Cajal por violar presuntamente a una paciente de 18 años en la unidad de psiquiatría

El Mundo

La Policía Nacional detuvo el pasado lunes día 3 de mayo a un celador del Hospital Ramón y Cajal de Madrid acusado de violar presuntamente a una paciente de 18 años ingresada en la unidad de psiquiatría. El arrestado, de 36 años y nacionalidad española, ofreció cocaína y tabaco a la joven antes de cometer la supuesta agresión sexual, según confirmó la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Era el encargado de vigilar de noche la unidad psiquiátrica y se trata de un empleado contratado para ese trabajo nocturno en los últimos meses debido a la pandemia.

El centro médico no quiso ayer ofrecer información del caso al estar bajo secreto de sumario. Fuentes de la familia de la joven lamentaron que el Hospital no supervise el trabajo de personas como el de este celador que se encargaba de custodiar una unidad donde hay ingresadas cerca de 30 personas.

Las agresiones sexuales sucedieron la madrugada del pasado jueves y del pasado sábado. Fueron los propios trabajadores de la unidad los que descubrieron el pasado 29 de abril en la mesilla de la habitación de la víctima restos de una sustancia estupefaciente que podía ser cocaína. Además, comprobaron que se había fumado en la habitación donde encontraron un mechero.

Los enfermeros sospecharon que podía haber ocurrido algo en la habitación y comenzaron a investigar. Más tarde interrogaron a la joven para que explicase como había llegado la cocaína a la estancia. El pasado sábado la joven confesó que había sido violada en dos ocasiones por el celador. El Hospital Ramón y Cajal denunció los hechos a la Policía Nacional y se activó el protocolo de una presunta agresión sexual. Los agentes de la UFAM detuvieron al supuesto violador el pasado lunes por la tarde.

Los policías han averiguado que el celador llevaba varios días acercándose a la joven que estaba ingresada desde hace al menos tres semanas en la unidad por un trastorno mental transitorio. El detenido fue ofreciendo droga y tabaco a la joven y llegó a dejarle por las noches rayas de cocaína en su habitación. También le entregó un teléfono móvil para que se pusiera en contacto con él.

La víctima sigue ingresada en la unidad de psiquiatría y el hospital ha ofrecido ayuda a la familia que ha pedido que se la traslade a otro centro sanitario para recibir una terapia especial y trabajar psicológicamente con ella para que pueda superar sus problemas. Sus parientes han señalado a la Policía que antes de este episodio no había consumido drogas aunque si fumaba.

Fuentes sindicales han señalado que el mismo día que se descubrió la droga en la habitación de la víctima la jefa de la Unidad de Psiquiatría pidió a recursos humanos que no volviera el celador a su puesto de trabajo. «Se pidió que no fuera y aun así regresó y cometió de nuevo el mismo delito de naturaleza sexual al día siguiente», señalaron las mismas fuentes.

UrbanMadridNews@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: